Las personas inteligentes se duermen más tarde

Publicado: 2013/07/14 de QK en atros / besteak, ideyas / ideiak
Etiquetas:, , , ,

reloch.nueiLa naturaleza nocturna es como una sensual musa que espera inmutable en la antesala de la creatividad y la inspiración. El dormir es un factor fundamental en la biología de los animales y parece que existen pruebas de que los patrones de sueño y la hora en la que una persona decide ir a dormir están ligados a su capacidad cognitiva, a su inteligencia. Al parecer la gente con mayor CI tiende a ser más activa durante la noche, mientras que aquellos no tan agraciados en este campo prefieren acostarse antes.

Aunque este tipo de estudios resultan siempre un tanto cuestionables, e incluso el propio concepto del CI parece un criterio bastante limitado para pretender medir algo tan abstracto y relativo como la inteligencia humana, lo cierto es que la noche emana singulares frecuencias que magnetizan a ciertos tipos de personalidades, entre ellas las personas que tienden más a la reflexión y el desarrollo de la creatividad, actividades que en muchas ocasiones se desarrollan más cómodamente cobijadas por la tranquilidad etérea del espíritu nocturno.

Robert Bolizs, de la Universidad de Semmelweis, ha mostrado encefalogramas de gente mientras duerme, comprobando que ciertos elementos del dormir están directamente relacionados con el desempeño cognitivo de la persona cuando está despierta. Mientras tanto, estudios de H. Aliasson muestran como los intervalos del dormir correlacionan con el desempeño académico de los estudiantes. También Roberts y Kyllonen (1999) comprobaron que las personas nocturnas obtenían puntuaciones significativamente superiores en las baterías psicométricas.

Satoshi KanazawaPor otro lado, exhaustivos estudios encabezados por el polémico psicólogo evolutivo Satoshi Kanazawa y su equipo del London School of Economics and Political Science han revelado diferencias significativas entre las preferencias de horarios para dormir en referencia a sus puntuaciones de CI; la gente con mayores puntuaciones es más apta para producir de noche, mientras que aquellos con menor CI limitan sus actividades principalmente al día.

De acuerdo con Kanazawa, nuestros ancestros eran típicamente diurnos, pero paulatinamente la tendencia se ha ido invirtiendo y ha aumentado la actividad nocturna. En este sentido el rumbo de la noche esta de algún modo relacionado con la evolución de la mente humana, y al parecer, es claro que aquellos individuos con mayores aptitudes cognitivas acostumbran sentirse atraídos por el desarrollo personal durante las horas sin sol y sus mentes demuestran un “nivel más alto de complejidad cognitiva”.

Por otro lado, los estudios de los psicólogos Giampietro y Cavallera van en la misma dirección, pero también indican que la gente más nocturna suele tener menor estabilidad emocional y mayor tendencia a la depresión, las adicciones y los desórdenes alimentarios. Krakow encuentra entre sus pacientes con insomnio u otros “desórdenes del sueño” elevados niveles de CI y mentes altamente “intelectualizadas”, tanto que bloquean la mayoría de sentimientos y encuentran dificultad para procesar las emociones diarias. Lo anterior vendría a sugerir que aquellas mentes más creativas y menos tradicionales son a la vez más vulnerables a ciertos trastornos psicológicos.

Entre los grandes noctámbulos podemos incluir algunas lúcidas personalidades como William Blake, Edgar Allan Poe, W. B. Yeats, Brion Gysin, además de todo un akelarre de brillantes ocultistas, como Helena Blavatsky, Manly P. Hall o Aleister Crowley, todos ellos poseedores de una psique ávida y merecedores de la condición de “hijos favoritos de la noche”.

[Fuentes: Winnipeg Free Press, Pijamasurf]

Anuncios
comentarios
  1. khajil dice:

    Excelente lectura y aporte, en cierta forma es dificil saber en que nivel de la regla estaria, pero me quedo con la frase “… que aquellas mentes más creativas y menos tradicionales son a la vez más vulnerables a ciertos trastornos psicológicos”, ya que me ha resultado interesante.

    • QK dice:

      En Psicología es conocida la fuerte correlación que suele darse entre el autismo o el síndrome de Asperger, por ejemplo, y altos niveles de inteligencia abstracta de tipo matemático o muscial, especialmente.
      Yo creo que una mente fuertemente intelectual tiende a despreciar la parte emocional; pero como el ser humano no deja de estar genéticamente programado como ser social, al procesar de forma deficiente esa carga emocional, se da una propensión a la alexitimia, la distimia (una forma leve de depresión) e incluso la depresión mayor.
      Como compensación a esta carencia de afecto (dado y recibido) el sujeto puede recurrir a otros estímulos, sean substancias (comida, bebida, psicotrópicos) o actividades (juego, deporte, cibersexo), las cuales pueden llegar a provocarle una dependencia, convirtiéndolo en un adicto.
      De todas formas, creo que es patente que siempre ha sido así: los seres más intelectuales y/o espirituales siempre han huido de las multitudes y buscado la soledad y el recogimiento, desde los chamanes y anacoretas al mismo Nietzsche, pasando por los místicos y los románticos o “escritores malditos”. Y por supuesto, siempre han sido considerados como “locos” o “chiflados”…

  2. […] anterior; caleba aprofitar o tiempo, que un cabo i semana pasa ascape y, antiparti, ye sabiu que as presonas intelichens se chitan tardi y duermen poco Dimpués d’un desayuno tardano y frugal, plegábanos en Hondarribia a la ora […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s