Donibane.Nicolasa.00

Pasai Donibane es uno de esos pedacitos de paraíso que convierten a este maravilloso herrialde en el corazón idílico del edén euskaldun. Y a lo tonto, ya habían pasado cinco añazos desde que estuve por última vez, precisamente también en compañía de Nadia, tras un primer desembarco en txalupa desde Pasai San Pedro con Reka y otra visita posterior desde Lezo, acompañado de Haizea.

SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA

El paseíto previo “pa fer gana” fue breve porque ya teníamos apetito de sobra, pero no podíamos dejar de acercarnos hasta el monolito que honra a los gudaris asesinados en marzo de 1984, cuando Jose María Izura, Pelu; Pedro María Isart, Pelitxo; Rafael Delas, Txapas; y Dionisio Aizpuru, Kurro, miembros de los Comandos Autónomos Anticapitalistas, morían acribillados a tiros por la policía española en un caso claro de terrorismo de Estado. Esta “emboscada criminal” fue inmortalizada por Barricada en la canción “Bahía de Pasaia”, que fue censurada en su momento.

Un Victor Hugo al estilo Banksy mostraba su pétrea solidaridad mural con los presos políticos, lo que aún me unía más a este poeta romántico que también se enamoró de Donibane: “Cuando llegáis por el mar, vuestro pecho se dilata y creéis hallaros en un lugar bucólico. ¡Oh, la dulce, la cálida e ingenua población de pescadores! (…) Este pequeño Edén a donde he llegado por un simple azar se llama en español Pasajes de San Juan y (…) es un lugar magnífico y encantador, como todo cuanto tiene el doble carácter de la alegría y de la grandeza; este rincón inédito es uno de los más bellos que yo haya visto“.

SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA

Si en su primera visita mi querida Reina Mora estaba iniciándose en los placeres prohibidos de la comida haram y probó sus primeras patatas a la riojana, en esta ocasión, convertida ya en una auténtica gourmet, venía con la intención compartida de disfrutar de la cocina casera y tradicional de uno de los más afamados restaurantes de Pasaia, Casa Nicolasa. No en vano, Donostialdea es también el corazón gastronómico de Euskal Herria.

Tras el aperitivo de la casa (unas deliciosas bolitas de bacalao), pasamos a los entrantes: pudding de cabracho, ensalada templada de hongos, txipis y langostinos, chipirones a la plancha y un revuelto de hongos, que coincidimos en considerar como el más sabroso que habíamos probado nunca. No hay fotos de todo esto porque no queríamos daros más envidia… y, la verdad, porque estábamos demasiado inmersos en la delectación culinaria como para pensar en alardes fotográficos, jiju!

En fin, ¡que la gula nos consumía y todo nos parecía poco! Y entonces llegó la merluza de anzuelo rebozada con salsa nicolasa, que se deshacía en el paladar con una eclosión de sabor en multitud de matices; una auténtica obra de arte, de verdad. Y como colofón, el entrecot con patatas y pimientos del piquillo, que nos dejó en ese punto de satisfacción plena previo al orgasmo gastronómico, que reservábamos para el postre.

Ya me habían recomendado la tarta de piña, y lo habían hecho con tan vehementes alabanzas, que temía que fuesen exageradas y que, a la hora de la verdad, me defraudase. ¡Ni por asomo! Merece la pena visitar este jatetxe aunque sólo sea por probarla. El brazo de gitano también estaba delicioso y tenía una textura incomparable, pero está claro que el postre estrella es esta insuperable tarta. Además, la jefa, tuvo el enorme detalle de compartir con nosotros la receta, aunque me temo que nuestras manos no estén a la altura de su arte. Un digestivo carajillo puso punto final a una inolvidable experiencia gastronómica. Nadia y yo coincidimos en que, junto al festín que disfrutamos en el restaurante de Arguiñano, era la mejor que habíamos compartido en todo el tiempo que llevamos en Euskal Herria.

SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA

Era el momento de unos buenos patxaranes para reposar la fartalla en una terracita, ya que hasta el sol se había hecho cómplice de nuestra celebración. Un último paseo por los entrañables txokos de esta acogedora villa (tan acogedora que hasta tiene preparada la maleta para los visitantes indeseables –jeje! alde hemendik!–) ponía el remate a la tarde y nos encaminaba hacia el autobús de vuelta, no sin antes “echar la espuela”. Nadia tenía compromisos familiares…; es lo que tiene de malo salir con mujeres casadas ;D

SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA Donibane.Nicolasa.14

Anuncios
comentarios
  1. […] PASAI DONIBANE – San Pantaleón Arrantza Azoka […]

  2. […] La última vez que estuve aquí, hace justo un año, fue para gozar de la excelsa cocina de Casa Nicolasa, y ahora, para el Sagardo Eguna; por si no bastara con la preciosidad del paisaje y la del propio pueblo, no es de extrañar que, con estas motivaciones, sólo conserve del lugar buenos recuerdos. Por sólo 4€ teníamos el vaso (bien grabado y bien bonito) y dos pintxos (uno de txurizo y otro de pescado rebozado). A estas alturas, todavía no teníamos ni miaja de hambre, pero después de un par de vueltas por las seis sagardotegis, aún fue capaz la gula de hacer un huequecillo para probar al menos el pescadito. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s