Beizama

Publicado: 2012/12/08 de QK en Basconia / Euskal Herria, foticos / argazkiak
Etiquetas:, , , ,

Beizamako Baserria

Ya dice la canción: “En un pueblo guipuzcoano/ perdido en las montañas/ vive nuestra amiga Lauri/ en una comuna agraria…” Y es que Beizama es famosa no sólo por ser el centro geográfico de mi querida Gipuzkoa, y por el truculento crimen, cometido en 1926 y nunca resuelto del todo, que sirvió a Pío Baroja de inspiración para su novela Las mascaradas sangrientas, sino también porque en un baserri de este municipio se ubica la cooperativa donde Lauri aporta su trabajo mientras medita y quema karma (कर्म) malo.

SANYO DIGITAL CAMERA Granja-de-pin-y-pon SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA

Aparte de mi afición viajera y completista (apenas me quedan pueblos por visitar en la primitiva tierra de los Bárdulos), me hacía ilu ver el entorno donde nuestra mística amiga se empapa de prāṇa (प्राण ), así que asumí con entereza el madrugón y allá que nos plantamos de buena mañana. Ciertamente no es el Tíbet, pero sin duda debe resultar mucho más llevadero levantarse cada mañana sabiendo que te fuera te aguarda un paisaje tan bucólico y beatífico. Una caterva de gatos salió a recibirnos y alguno de ellos se acercaba sin la menor vergüenza a la cámara, lleno de curiosidad …y de uñas.

SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA

Tras el protocolario recorrido por las diversas estancias de la casa (y de ver lo bien que han sacado partido a los diferentes espacios), y como las tripas llevaban ya tiempo gruñendo, la emprendimos con un hamaiketako que se confundió con la comida en cuanto llegó el resto de los cooperativistas y se continuó con un ligero reposo (sistecilla de alguno incluida), antes de volver a ponernos en marcha para aprovechar lo que aún quedaba de luz del día.

SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA

Un agradable paseo (porque era cuesta abajo) por la sinuosa y estrecha carretera nos llevó al diminuto núcleo del pueblo en un cuarto de hora. Allí estaban los elementos esenciales de cualquier lugar euskaldun: el frontón, la iglesia, el Ayuntamiento… y la herriko taberna, que no abría hasta las seis y media, así que me dio tiempo a sacar fotos y alcagüetiá-lo todo hasta que llegó el tasquero y nos dejó entrar.

SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA Beizama.biella

La Casa Consistorial (s. XVII) responde a la típica estructura renacentista, con balcón corrido en la planta noble y un espacioso arkupe en la planta baja, donde también se encuentra la herriko taberna. La iglesia parroquial de san Pedro (s.XVI) es de nave única, de planta rectangular, toda rodeada de un pórtico de madera; sus bóvedas de crucería la enmarcan en el estilo gótico, aunque su portada y el remate de la torre-campanario son de estilo barroco. La última foto, un guiño para el recuerdo tomado desde el arkupe, es de los años 50.

SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA

Para poder fumetiar a gusto, los viciosos nos quedamos fuera, donde, además, teníamos una toka para entretenernos. Al final, y a pesar de que el fresko iba en aumento, acabamos en la mesa de fuera toda la koadrila: (de izquierda a derecha) Irene, Lauri, Esti, Edgar, Hugo y Cristina.

SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA

Total que prácticamente cumplimos allí una jornada de trabajo, pues no levantamos el campamento hasta las dos de la madrugada. Baste decir que agotamos sus reservas de patxarana y que, antes de cerrar y dejarnos allí seguir a nuestras anchas, el tabernari tuvo el detalle de sacarnos un plato de mortadela y unos chuscos de pan para que empapásemos un poco tanto trasiego.

SANYO DIGITAL CAMERA SANYO DIGITAL CAMERA

Y tras unas cortas horas de sueño reparador, a las ocho en pie, que había que cosechar. Es lo que tiene el campo: que le importa un bledo si la noche anterior has castigado el hígado o no. Menos mal que nosotros podíamos escaquearnos y eso es lo que hicimos, tras la emotivas despedidas de rigor, claro. Antes de irnos, un último vistazo a aquellas idílicas montañas (y a los somnolientos jirones de nubes que tampoco tenía ganas de levantarse), y de nuevo al coche, camino de la jungla de asfalto.

Anuncios
comentarios
  1. […] nos esperaba en Tolosa, venida en su troncomóvil directamente de las impolutas cumbres de Beizama. Aprovechamos el mercado sabatino de Tolosa para aprovisionarnos de productos de la tierra (yo no […]

  2. […] Sanpelaios, Sanmartziales…) en muchos lugares, como Zarautz, Andatxa (Aia), Beizama (¡qué recuerdos!), Igeldo, Pasai Sanpedro o Irun (con la aberración esa del Alarde, puagh…, y con la […]

  3. Iñaki dice:

    Hombre, ya que Lauri se mostró tan generosa, podíais haberle echado una mano en la cosecha, qué menos. Por cierto, ¿Dónde para la compi, desde que dejó la cope en febrero?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s