La natural tristeza por el final de la Semana Grande donostiarra puede verse ampliamente compensada por la alegría del final de la tauromaquia en nuestra ciudad. Según explicó Juan Karlos Izagirre, alcalde de Donosti, en una rueda de prensa ofrecida el lunes para hacer balance de Aste Nagusia, el gobierno municipal “no prevé llegar a ningún acuerdo con ninguna empresa taurina“, de modo que ya no se celebrarían corridas el año que viene.

Si bien la idea no era nueva, el ejecutivo local de Bildu ha esperado a que finalizaran las fiestas para ir más allá del hasta ahora conocido “se primará el uso deportivo en Ilumbe”. Así, el primer edil dejaba claro que comparte “al 100%” el discurso antitaurino y que “no se debe hacer del sufrimiento animal un espectáculo“. Además, añadía que ya no hay compromisos con los abonados y que el Ayuntamiento no puede mantener una infraestructura de este tipo “para siete corridas al año“.

Esta valiente decisión, que muchos esperábamos y demandábamos desde hace tiempo a la Izquierda Abertzale, se ha anunciado en medio de la típica polémica patriotera, prefabricada por los medios de desinformación de la fachundia más rancia y jaleada por los esperpénticos cabecillas de los partidos españolistas en Euskadi.

El pasado 16 de agosto La Razón volvió a publicar una de sus portadas-ficción donde aseguraba que en el País Vasco hay “más taurinos que abertzales”. Según el diario ultraderechista, “más de 300.000 vascos asistieron a las plazas de la Comunidad el año pasado mientras que la coalición de Bildu obtuvo en la autonomía 276.141votos en las últimas elecciones municipales”. Los números de La Razón son absurdos porque a la plaza de toros se puede ir más de una vez al año, y votar no. Por otra parte, los menores sí pueden –lamentablemente– acudir a estos espectáculos pero no votar, y nadie contabiliza si los asistentes a una corrida son vascos, extremeños o de Tombuctú. Además, como señala desde su blog el periodista Ignacio Escolar, en 2010 hubo en Euskadi 31 eventos taurinos, por lo que deberían haber acudido a cada uno cerca de 10.000 personas cada vez. Unos datos irreales si se tiene en cuenta que las mayores plazas, las de San Sebastián y Bilbao, tienen un aforo de 14.700 y 10.300 personas respectivamente y los actos no son siempre allí. Una prueba más del “periodismo-basura” que practican estos especímenes.

Como colofón, ni siquiera las mayores plazas llegan a colgar el cartel de aforo completo. Algo que no impide a los medios de la españolería folklórica tratar de maquillar la realidad en sus portadas. Es lo que hizo el diario monárquico ABC el pasado 14 de agosto, que no dudó en utilizar en su primera página una fotografía de la plaza de toros de Donostia dando a entender que la plaza estaba abarrotada, cuando la realidad es que no llegó a la media entrada, como desvelaron en el blog Clan Banlieue. Véase quién insiste en la “españolidad” de la “fiesta”, para que luego se quejen con sus lágrimas de cocodrilo de son los antitaurinos los que quieren mezclar la tauromaquia con la política.

Sólo nos queda pedir un paso más a la Corporación para terminar con esta abominable salvajada en la que será capital europea de la Cultura: la celebración de una consulta ciudadana para declarar a Donosti como ciudad antitaurina, y así, callarles definitivamente la boca a los amantes de maltratar y asesinar animales para su pervertido placer, amparándose en repugnantes “tradiciones” trasnochadas, reflejo de un patrioterío descerebrado.

[Fuentes: Anima Naturalis, EiTB, El Plural, Noticias de Gipuzkoa, Diario Progresista, Los toros en el siglo XXI, Iniciativa Debate]

Anuncios
comentarios
  1. Helen dice:

    Pues deberíais haber visto el tratamiento en el Telediario de Telecinco de la última corrida: “Exito absoluto”, “lleno hasta la bandera”, decía la becaria con cara de “¿Lo he dicho bien, jefe?” y los planos lastimosos y cortos sin mostrar las gradas vacías, algo PENOSO. Y presentando a Bildu como el mismo diablo y a los antitaurinos (así, ‘anti’, que mola, ya es negatifo de por sí), como cuatro tarados. Parece que Telahinco además de telebasura de la peor especie también empaqueta las noticias a gusto del amiguete, proveedor o padrino que toque. Stupendo. Es realmente sorprendente que el país y su gente vaya en una dirección y sus medios -y aquí no se salva ni El País- en otra. En cierta medida me recuerda a la prensa secuestrada de los tiempos del enano castrado y su No-Do. Sólo que ahora los que dicen “esto se cuenta, esto no”, son los herederos de sus “herederos espirituales”. Que todo cambie para que todo siga igual…

  2. Camuñas dice:

    ¡Caña a los taurinos! Sin contemplaciones.
    ¿No les gustan las tradiciones? Pues recuperemos la castiza tradición de echar cristianos a los leones, pero en vez de cristianos (o además, jeje!), echémosles taurinos. Así también evitaremos que se extinga el león fiero… Ah, y al que no le guste, que no vaya; ante todo, libertad…

    ya no son taurinos

  3. Uro dice:

    Soy madrileño de los que llaman “gatos”, es decir toda mi familia es nacida en Madrid. Me siento muy orgulloso de ser español y me encantan los toros, claro está, los animales. Me da auténtico asco que en mi ciudad haya semejante monumento a la tortura como es la plaza de tortura de las ventas, que yo la llenaría de todos estos “artistas” y la volaba por los aires, y posteriormente embargaba los bienes de los asesinos de toros para la limpieza de la ciudad.
    No hay cosa que más me repugne que a mi país se le conozca en el mundo por cuatro hijos de la gran puta de asesinos de animales escudándose en no sé que coño de tradición y en la puta gitana que ponían encima del televisor. Somos un país de paletos en el cuatro salvajes que se enorgullecen del sufrimiento inocente y posterior asesinato de seres tan maravillosos como los animales, pero que ni siquiera sabrán quién eran o son Cervantes, Lope de Vega, Quevedo, Velázquez, Juan de la Cosa, Juan Sebastián Elcano, Ramón y Cajal, los dos, jajajaja, Aberroes, Séneca, Ausias March, Albéniz, Balenciaga, Paco Rabanne y un lago etc., personas que han hecho cosas sin mancharse de las manos de sangre inocente.
    Estos hijos de puta que les miras la cara y te dan ganas de hacer dos cosas, primero rompérsela y después de potar encima, no tienen ni media hostia y van de valientes al asesinar a un animal indefenso porque van en cuadrilla y rodeados de hijos de puta vitoreando sus atrocidades.
    La fascista de Esperanza Aguirre y TODOS sus secuaces mancharon el nombre de mi provincia protegiendo los Campos de concentración y extermino animal, sabiendo que en Madrid a pesar de que sus repugnantes aficionados son minoría, pero muy sanguinarios. Los muy hijos de puta lo llaman arte, y yo les diría a todos estos que si quieren ver arte en Madrid, que se paseen por El Escorial, Palacio Real, Museo del Prado, Thyssen-Bornemisza , Reina Sofia, Monasterio de la Encarnación, Parque del Retiro, iglesia de San Francisco el Grande, Panteón de Hombres ilustres, pequeño cementerio del 2 de Mayo, Ermita de San Francisco de la Florida (Capilla Sixtina española) Reales sitios de Aranjuez, Alcalá de Henares património de la Humanidad, Cuenca Alta del Manzanares y un largo etc., pero que coño van a saber todos estos hijos de puta de lo que es arte si tienen el cerebro podrido y ensangrentado.
    Con todos estos experimentaba yo en los laboratorios y dejaba en paz a los pobres animalillos. Paro ya que se me dispara la tensión arterial.

  4. Uro dice:

    Quise decir San Antonio de la Florida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s