Muy cabreado

Publicado: 2012/07/28 de QK en atros / besteak, politica / politika
Etiquetas:, , , , ,

Lo aviso desde el principio, estoy muy cabreado. No indignado, no harto, simplemente, cabreado. Y lo malo de este sentir es que uno se aturulla, se le agolpan los pensamientos y entonces, ¿quién sabe por dónde se tirará para adelante? Porque lo que sí está claro es que tirar, se acaba siempre tirando.

Son varios los síntomas que, poco a poco, voy percibiendo de mi cabreado estado actual. Por ejemplo, yo, que soy una persona educada y respetuosa, me sorprendí a mi mismo cuando, el otro día, al cruzarme con un sacerdote, me abalancé sobre él y le abofeteé hasta que se me cansó la mano. El hombre, sorprendido, no tuvo tiempo para reaccionar y mejor para él que no lo hiciera porque, repito, estoy muy cabreado. Luego, cuando me calmé, le pedí disculpas, le dije que detestaba la violencia y que sentía haberme comportado así. El cura, todavía amedrentado por el abofeteamiento, intentó quitarle hierro al asunto atribuyendo el hecho a un pasajero ataque de locura debido, tal vez, al estrés y a la perdida de valores en la sociedad. Sus palabras me cabrearon aún más. ¿Es que una persona cuyo oficio, supuestamente, es comprender a la humanidad no era capaz de entender que mientras a nosotros nos quitaban de todo, a él y a sus secuaces no les quitaban nada? ¿Que yo malvivía cada día peor de mi trabajo, entre otras cosas, porque del fruto de mi trabajo salía su sueldo? ¿Tanto que había estudiado para cura y no sabía que su trabajo no valía para nada, excepto para lavar cerebros y llevarse la pasta? Lo siento, pero por muy cabreado que yo estuviera, no me podía creer que no supiese que él era tan responsable como sus superiores y tanto como los que mantienen el Concordato y los privilegios de la iglesia. Así que le di otra colleja y me marché dándole la espalda tras advertirle que, o dejaba de robarme, o la siguiente vez que nos encontráramos sería mucho peor.

Otro día entré en un restaurante de lujo, de esos en los que los causantes de la crisis hablan de la crisis mientras se atiborran y hacen negocios aprovechándose de la crisis, palabra que, aunque no venga en el diccionario, significa estafa. Bueno, pues entré y, antes que me sujetaran dos fornidos camareros, conseguí escupir en casi todos los platos. ¡Aquello fue la leche! ¡Hasta hubo una señora que se desmayó! La mujer estaba tratando la conveniencia de un E.R.E. en su empresa arguyendo que ésta no rendía tanto como antes, cuando, entre bocado y bocado de solomillo deconstruido con salsa de grosella y pimienta de ajonjolí, aparecí yo y, ¡hala!, todo el escupitajo en medio de la grosella. ¡Toma E.R.E.! ¡Hija de su madre! Si tenía que despedir a los trabajadores porque su empresa iba tan mal, ¿cómo podía pagar el pastón que costaba el trocito de carne que se estaba comiendo?.

Conseguí escabullirme en un descuido de mis represores y antes de salir del lujoso palacete de un lujoso barrio donde estaba situado el restaurante, aún me dio tiempo a darme una pasadita por el parking y pinchar dos o tres ruedas de un par de Audis y un Lexus.

Son cosas sin importancia y que no llevan a nada, pero yo al menos me quedo más tranquilo y además me río. ¿Me putean? Pues yo, lo mismo dentro de mis posibilidades.

Ahora tengo en mente varias cosas. Hay donde elegir, jueces, banqueros, responsables de educación y sanidad, expertos economistas, periodistas que no cuentan lo que pasa en realidad, militares,…

Lo vengo avisando. Estoy muy cabreado. Y mañana seguramente más.

Benito Rabal (Ni dios ni amo)

Anuncios
comentarios
  1. kaña, kaña, kaña!!!! dice:

    Así así, ACCION DIRECTA!!!!!!

  2. Homónimo dice:

    Vale lo de los empresarios, pero, respecto a los curas… ¿qué quieres que hagan? ¿Que digan “oh, mi situación es injusta, voy a salirme de cura y voy a buscar un trabajo de… oh, toda la vida me he dedicado a mi comunidad y no estoy preparado para desempeñar ningún otro trabajo…”? ¿No contemplas la posibilidad de que haya curas con verdadera vocación, aunque tú no creas en su fe?

    • QK dice:

      kalvellido-odio
      A ver, querido Homónimo, el artículo no es mío, así que no puedo contestarte por el autor. Yo me he limitado a compartirlo del muro de facebook del gran Kalvellido, que lo ilustró con su dibujo.
      Con una pasada por Google, acabo de descubrir que el autor es realmente Benito Rabal y que el artículo fue publicado por Mundo Obrero; quizá allí puedes dirigirle tus preguntas al autor directamente.
      Personalmente, me trae al fresco la suerte que corran estos predicadores, como los de cualquier otra secta. Pero en el caso concreto de los católicos, tú tampoco deberías preocuparte, hombre de poca fe, ya que su dios cuidará de ellos: “Y Abraham respondió: Dios proveerá” (Génesis 22.8); “Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19).
      Si el “big boss” ya se encarga de ellos, ¿para qué nos vamos a preocupar nosotros? ¡Eso sería pecar de soberbia, hermano!

    • Uno y trino dice:

      Ya se buscan la vida ellos solos, mira lo que hacen las monjitas de Graná:
      http://www.ideal.es/granada/v/20120730/granada/monjas-comida-beneficencia-estudiantes-20120730.html

  3. Silvia dice:

    Tengo agujetas en la rabia de tanto ejercitarla.
    
Porque no sólo nos vemos obligados a contemplar cómo se precipitan al vacío los escasos derechos conquistados a fuerza de golpes y de sangre y de exilio; ahora también vemos cómo trabajadores desclasados, huecos, mansos, dedican el tiempo de su desempleo o el poco tiempo de sus trabajos precarios para dinamitar y desprestigiar las luchas ajenas.
Y esto jode.
    
De pronto hay quienes afirman con la contundencia del idiota que los funcionarios son privilegiados, que los emigrantes nos quitan el trabajo, que los taxistas se portan mal con sus compañeros, que los basureros cobran exagerado, que los autónomos defraudan millones a hacienda, que los jubilados amontonan boticas para nada y en este largo etcétera de infamias dichas a pie de calle, en el autobús o en la taberna dan náusea y ponen en evidencia que los sindicatos mayoritarios hicieron muy bien su trabajo de demolición de conciencias, tal y como se lo ordenaron sus amos, que pa eso les subvencionaron.

    Estos discursos peligrosos van de boca en boca con el propósito de obligarnos a mirar con desconfianza al esclavo que va calzado, sólo porque nosotros no tenemos zapatos.

    Y lo único que podría liberarnos es respirar con la certeza de que nadie nació para ser encadenado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s