8719600510

Publicado: 2011/06/30 de QK en atros / besteak
Etiquetas:, , , , ,

El 8719600510 es el número de recluso de Arnaldo Otegi, el número al que el neofascismo español quiere reducir a uno de los políticos más lúcidos y coherentes de las últimas décadas. No podemos permitirlo. Y no vamos a permitirlo. Somos muchas las personas que, con este nuevo acto de terrorismo de Estado que es el secuestro de Otegi y de sus compañeras y compañeros de lucha, hemos sido privadas de una parte irrenunciable de nuestra libertad, hemos sido insultadas en nuestra inteligencia y heridas en nuestra dignidad. Y no vamos a callarnos.

Compartamos ese número infamante que sólo infama a quienes lo adjudican. Llevémoslo en forma de pin o de pegatina, de camiseta o de pintada, pongámoslo en todas partes, convirtámoslo en un clamor silencioso. Y no porque Otegi merezca o necesite más apoyo que otras presas y presos políticos, sino porque las circunstancias han hecho que su caso ponga en evidencia con especial claridad las contradicciones de nuestra falsa democracia, la miseria de nuestras instituciones y la ruindad de nuestros gobernantes. Su esperpéntico juicio lo convierte en testigo de cargo del juicio de la Historia, que no absolverá a sus jueces.

    

Al igual que los Cinco, los patriotas cubanos secuestrados por el Gobierno de Estados Unidos, Otegi es criminalizado y se enfrenta a una larga condena por luchar contra la violencia y por defender un proyecto político opuesto a la barbarie capitalista. Al igual que Nelson Mandela en su día, Otegi es criminalizado y se enfrenta a una larga condena por luchar contra la persecución de un pueblo y la negación de su identidad. Al igual que hace cien años el caso Dreyfus puso de relieve el profundo antisemitismo de la burguesía francesa, el caso Otegi ha puesto de manifiesto con especial claridad el alarmante auge de un violento nacionalismo español que es heredero directo del franquismo, profundamente antivasco (y anticatalán, y antigallego…), apoyado por poderosos sectores de la política parlamentaria y de los medios de comunicación.

Y al igual que a Dreyfus, a Mandela y a los Cinco, a Otegi le da la razón la fuerza de los hechos, y los hechos son obstinados: tan obstinados como los pueblos que luchan por su libertad. Por eso ha obtenido un amplio apoyo internacional que crece día a día y que obliga a sus secuestradores a pagar un altísimo precio político por su iniquidad. Podemos conseguir, y lo conseguiremos, que ese precio acabe siendo inasumible.

   

Nelson Mandela puso su número de recluso en la prisión de Robben Island, el 46664, al servicio de la lucha contra el sida. Pongamos el 8719600510, el número de Otegi, al servicio de la lucha contra otro virus no menos letal y epidémico: el del nacionalismo español. “El sida ya no es solo una enfermedad: es una cuestión de derechos humanos”, era el lema de la campaña de Mandela; sin más que cambiar “sida” por “españolismo”, sirve para la nuestra.

[Fuente: Carlo Frabetti en Kaos en la Red]

Puedes firmar por su liberación aquí. Y por supuesto, acudir a la manifestación nacional convocada para este sábado día 2 de julio en Donosti, a las 17:30 en el Túnel del Antiguo.

Anuncios
comentarios
  1. J dice:

    Crecen las muestras de apoyo desde el ámbito internacional

    El diputado sueco y ex parlamentario Jens Holm ha denunciado que el encarcelamiento de Arnaldo Otegi es “un obstáculo para el objetivo del proceso de paz y es contrario a estándares básicos de derechos humanos”.
    Elisabeth Naucler, jurista y diputada en el Parlamento finlandés, ha instado al Estado español a “crear una atmósfera que ayude a resolver el conflicto vasco”.
    Desde Noruega, la diputada Ingrid Baltzersen, ha reclamado la libertad de los ocho encausados.
    El presidente de la Alianza Libre Europea (ALE), Eric Defoort, ha señalado que el “caso Bateragune” es “un desgraciado ejemplo de persecución política, un juicio antidemocrático que demuestra que prácticas del antiguo régimen siguen existiendo y son puestas en práctica al servicio del estado y en defensa de lo que denominan interés nacional”.
    Eva-Britt Svensson, eurodiputada sueca y vicepresidenta del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea, ha subrayado que “en nombre de la lucha contra el terrorismo no podemos justificar violaciones de nuestros derechos democráticos a organizarnos y expresar nuestra opinión” y ha mostrado su apoyo “al proceso de paz en el País Vasco y a la creación de Sortu para que pueda alcanzar sus objetivos por vías democráticas y pacíficas”.
    Ulla Jelpke, diputada en el Bundestaga alemán, ha dado “la bienvenida a la nueva orientación política de la izquierda abertzale” ya que en su opinión contribuirá “tanto a nivel del Estado español como a nivel europeo, a deslegitimar aún más el aparato de represión del Estado español”.
    Alfonso Cuesta, portador de la medalla al mérito de la República Federal de Alemania, considera que los representantes de la izquierda abertzale “no deben ser condenados por una farsa judicial sino todo lo contrario” y ha reclamdo su “libertad incondicional”.
    El historiador y periodista alemán Ingo Niebel ha denunciado que el juicio “deja al descubierto tanto las deficiencias democráticas del Estado español como también su desconocimiento de las condiciones fundamentales que posibilitan solucionar un conflicto sin violencia y de forma duradera”.

    BNG, ERC, PSM-EN

    Desde el Estado español, BNG reafirma “la necesidad de una salida pacífica y democrática al conflicto vasco por la vía del diálogo y el reconocimiento del derecho de sus ciudadanos a decidir su propio futuro”.
    Joan Gaia, portavoz de ERC en las Islas Baleares, ha expresado su solidaridad a los encausados y ha pedido su absolución y puesta en libertad.
    El PSM-EN y su organización juvenil JEN-PSM han abogado por “acabar con los juicios políticos y defender la paz y la normalización política”.
    A todo ello hay que sumar las muestras de apoyo hacia los procesados que han llegado desde comités de solidaridad y Euskal Herriaren Lagunak de todo el mundo, así como el manifiesto presentado en Barcelona el viernes pasado y las declaraciones de Gerry Adams (Sinn Féin).

  2. Homónimo dice:

    Al margen de la comparación entre Otegi y Mandela, que igual podría haber sido entre Otegi y Jesucristo, u Otegi y Viracocha, no me parece bien el lenguaje sexista del artículo. Mientras que hablar de “compañeros” sería el habitual masculino genérico (género de las palabras, no de las personas) del castellano, o poner “compañeros y compañeras” sería una extensión inclusiva de lo genérico, el poner por delante a las “compañeras” sí indica una tendencia a favorecer el sexo femenino en detrimento del masculino. Aunque yo pueda gritar “¡vivan las sociedades matriarcales!” este uso del lenguaje me parece ofensivo.

    • QK dice:

      Hombre, como filólogo tampoco puedo estar de acuerdo con esa injerencia de la política en la gramática, pero ¿quién soy yo para enmendarle la plana (nunca mejor dicho) a alguien de la talla de Carlo Frabetti?
      Pero se me ocurre que esa anteposición del femenino no es cosa de ahora: mira la tradición que tiene el dirigirse al público como “Señoras y señores…”, ¿eeeh? 😀

  3. […] Bidea en Iruña, a la que me hubiese gustado asistir, pero me autodisculpaba porque ya estuve en la del sábado en Donosti y porque… ¡es mala idea eso de poner las manis por la mañana! El acto fue un […]

  4. Oscar dice:

    Perdón por no comentar nada de Otegi, pero comentando lo de arriba, yo opino que hasta “compañeros y compañeras” es una chorrada. Pensar que “compañeros” es machista porque está en masculino es estupido. En castellano el plural (de ambos sexos simultáneamente) se escribe con O y nada tiene que ver con el hombre o la mujer. Son cuestiones de estupida ética moderna como “altamente pigmentado” para un negro y discriminación positiva. Sería como estar ofendido porque “polla” es femenino siendo el mayor símbolo de la masculinidad. Volviendo a “compañeros y compañeras”, no digo que deba o no deba ser utilizado. Entiendo que busquen la igualdad en todo lo que se ponga delante despues del pasado (y presente) que han tenido. Solo digo que es estupido e innecesario en el castellano. Empezaremos a llamar también “artistos” a los hombres dedicados al arte??? A eso me refería…

  5. […] OTEGI (en nombre de los cinco del caso […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s