Escepticismo

Publicado: 2011/05/21 de QK en atros / besteak
Etiquetas:,

Hay que ser escéptico hasta con el escepticismo; siempre hay que estar abierto a nuevos retos, a nuevos aprendizajes, aunque eso suponga cuestionarse los antiguos –¿no es eso la vida?

Y sólo digo abierto, no digo que uno tenga forzosamente que buscarlos; hay quien se acomoda muy pronto con lo que ya sabe y no busca más; pero aún así es imposible no aprender cada día (por mucho que se vea la tele).

Por eso no se puede ir con la pose de escéptico a ultranza, cerrándote así posibles nuevas vías de interpretar la existencia.

Por ejemplo, el otro día, discutiendo acerca de hasta dónde llegaba el cuerpo, apuntaba la posibilidad de considerar que también formaban parte de él, en cuanto que soporte material de la vida, las moléculas que desprendemos y la energía que irradiamos.

Mi colega enseguida estalló en risotadas, reprochándome que me estaba dejando influir demasiado por mis últimas lecturas sobre bioenergética, sin pararse a pensar que esas moléculas que desprendemos son las que nos permiten disfrutar del olor de nuestros congéneres, esos que según las encuestas se duchan todas las mañanas; o que esa energía que irradiamos es la que nos hace apreciar el calor humano de un lugar abarrotado.

Resultaba especialmente paradójico porque íbamos en un transporte público…

Así habló Teachezé

Anuncios
comentarios
  1. Homónimo dice:

    Yo iría aún más lejos con lo de las extensiones del cuerpo. Cuando voy en moto, diría que la moto misma forma parte de mí, o yo de ella…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s