A falordia d’a coraleta

Publicado: 2011/04/26 de QK en Aragón / Aragoi
Etiquetas:, ,

Rezentan os biellos d’un lugarón d’Aragón una falordieta que os más aparaters dizen que alcurrió de berdá.

Tornaba o tío Lionzio ta o suyo lugar con as primeras luzes de l’albada, con un carguillón de güegos que lebaba o suyo chicot somero. China chana, iban enantando lo camín enta par d’o suyo lugarón. Beniban dende a cabezera d’a redolada. Allí, agún cuan yera de nuei, en l’azoque, eban trucau dos barquetas de prescos tardanos por unas duzenas de güegos, que agora carriaba o suyo permenau somero. Iban aprezisaus, ta arribar-ie antis de que se’n ise o frescor d’o maitín y se malmetese o carguillón.

Allora, en empezipiar a puyar o puerto que deseparaba la bal de o lugar, de bote y boleyo o borrico se bi aturó y se negó a continar a puyadeta que teneba debán.

O tío Lionzio, percutíu en primeras, soltó un churamento y li fotió un breu y xuto truco con o tochet que de cutio portiaba con er. L’animal, dica allora obedién, no pas s’alticamó. Asinas pos, ripitió dica tres begadas a mesma operazión con semellans resultas. L’ombre se’n baxó y, prenendo os razéns, escomenzipió a arrullar-ne. O unico que aconsiguió estió bel que atro bramiu. Se metió dezaga a empentar-ne por as ancas, pero cosa. O cuatropedia no se i bochó ni brenca ni meya. Parixeba que dimpués de fer todas as prebatinas fesables, aquer pullín bi yera fixau a o sulero d’o camín como una caparra.

Tanimientres, o sol enzetaba ya la suya puyada cutiana. Acucutaba ya por as tucas d’os pueyos y montañetas sobrexindo los primers rayos entre as carrascas y pins d’os marguins d’o carrerón.

O canso y escamallau tío Lionzio, remató por posar-se-ne en o costau d’o camín. Drento d’a suya angluzia, empezipiaba á prexinar como se iban á malmeter os güegos con a calor. Encluso ya i beyeba esbolastriar una locada de pollez denzima d’as ancas d’o suyo burricallo.

No supo por qué, pero se quilló d’un brinco y se metió á rechirar aintro d’o suyo alforchán. En l’azamallo que l’eba parau a muller suya, i trobó una coraleta. En ixe inte, por a suya capeza li pasó una ideya que li produzió un esbrunze de bertigo, pero a o cabo y a la fin, a situgazión ya yera prou disasperada, asinas que dezidió meter-la en prautica.

Talló con a suya fuxaina a mitá d’a coraleta. S’en fue dezaga de l’animal, con una man li debantó a coda, y con l’atra li’n ficó por o boforón. En primeras o pobrón abrío parexió no sentir cosa, pero ascape preto a tremolar, metió los güellos cuasi en blanco y empezipió una eslampada a tot estrús, puyando a costera como un caballo de carreras y dixando dezaga d’er sólo que una ripa de polbo.

O tión i remanió unos intes arrapau entre a boira de polbo debantada. Ascape pretó er tamién a encorrer a o barrenau animal, que se i yera tresbatindo dezaga d’a primera marrada que bi eba en o camín.

Profés, con o trachín d’a fuyida, os güegos parixeban que esen estau bullindo aintro d’as alforchas y agora brincaban fuera ta esclatar-se-ne y petar-se-ne contra o sulero, sembrando-ne tot.

Lionzio correba tanto como podeba, pero paró cuenta que yera por demás. Nunca pillarba a aquer endiaplau animal. Asinas que se aturó un inte. En o puerto, de maitinada, nomás s’ascuitaban que os suyos chalfegos y os gramius d’o pullín, ixo sí, cada begada más luen.

Debán iste espeutaclo de güegos crebaus, un’atra ideya esnabesó como un eslampiu o suyo esmo. Ista begada, talmén por a cansera u o suyo desaspero, no paró cuenta en as fesables consecuenzias. D’ista traza, lebau por a suya delera por remontar l’abalguau carguillón, ficó a man en a suya pocha. Sacó l’atra metá d’a coraleta que bi alzaba. Güelló arredol y no beyendo-ie á dengún, s’en baxó los balons y os calzons, y la se fotió por o mesmo puesto que á o suyo somero.

Os sintomas no se fazión asperar y antimás estión parellans. Quiéntos chilos que surtión d’a suya gola! Prou que no en teneban guaire d’umán. Cuasi s’asemellaban más a os otilius d’un monstro. Pretó a correr, fendo aparatos como un espritugau. Cualsiquier que l’ese beyiu, ese churau aber alufrau bella mena de maldau.

En ista barrenada carrera, malas que estió a la par de l’animal, con as poquetas fuerzas que li restaban se agafo á o cuello d’o borrico fendo-li aturar-bi, anque o que á er berdaderamén li aganaba yera correr encara más, a causa d’ixa xera que li yera cremando aintro los bodiellos.

En zagueras, o tío Lionzio y o suyo compañer, dentrón en o lugar (ya bien ficau o maitín), escalferius, escamallaus y fendo lo papel. Pero con o tozuelo bien altero, lebando como tot carguillón meya duzena de güegos, alto u baxo frescos, que o nuestro presonache se’n abaló ixe mesmo diya con buena magra; ixo sí, los se minchó quillau.

Esparbel

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s