Orioko Sagardo Eguna 2010

Publicado: 2010/12/09 de QK en Basconia / Euskal Herria, foticos / argazkiak
Etiquetas:, ,

Este precioso mural es un auténtico monumento cerámico a la ancestral tradición pesquera de Orio , al tiempo que ensalza la auténtica devoción que existe en esta villa por el deporte del remo (ahí están esas cinco traineras con el color amarillo –horia en euskera– que llevan desde hace un siglo). Pero lo que nos llevó el martes a la patria chica de Oteiza y Lertxundi, fue algo menos cultural y más “gutural”: el último Sagardo Eguna del año, que se celebra en el marco de sus fiestas patronales, los Sanikolasak (evento que ya descubrimos en 2007 y que aprovechamos para celebrar el cumple de Zilia en 2008).


En esta ocasión, fue David (curtido ya en Hernani y Astigarraga) quien hizo de padrino en la iniciación del neófito Óscar (embajador de Costa Rica en la Resi), quien demostró un talento natural para el pimple y la deglución de pintxos de txistorra 😀

Tras disfrutar del concierto de txalaparta y recorrer la feria agrícola y ganadera (donde los lechoncillos y las cabras hacían las delicias de los txikis y no tan txikis), pensamos que un besugo orio estilora no nos iba a sentar bien (sobre todo para el bolsillo) y decidimos montarnos nuestra propia fiesta gastronómica …al estilo perroflauta 😀

Hay que ver cómo cambia la imagen según la perspectiva; y eso que David sigue poniendo la gorra para ver si nos echan algo, juasjuas; hasta los zampantzarrak se acercaron para amenizarnos el condumio. Y tras la sobremesa, un poco de actividad cultural: el recoleto pórtico de la iglesia de san Nicolás de Bari, Goiko kalea (si hacéis clic en la foto, veréis que David es muy original subiendo calles en cuesta) y la copia en madera de la Piedad de Oteiza, que este chorizo quería llevarse para su gela >:B

Quería llevarles hasta el espigón para mostrarles su “historia negra”, pero los últimos temporales se habían llevado parte de él y estaba cerrado el acceso. De camino, nos entretuvimos con el magnífico mural que abre este post y con los hambrientos bichejos del aviario que hay camino de la playa, con los que estos generosos mutilak compartieron sus últimas miguitas. Y de vuelta, cuando ya empezaba a oscurecer, fuimos a echar “la espuela” en el bar de la otra vez, el del crío mutante, pero estaba cerrado y tuvimos que compartir terraza con unas plácidas marujas, de esas adictas al café con leche y el despelleje cotidiano, mientras esperábamos el autobús. Ya era de noche, y David sólo podía pensar en la cena…

Share

comentarios
  1. la hija dice:

    hombre hombre..si mal no lo pasasteis no!!
    como siempre.ya nos hubiese valido ir..xo weno.

    • QK dice:

      Bueno, estuvísteis presentes en nuestro recuerdo (no digo si para bien o para mal) y ahí están las foticos de los links para demostrarlo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s