Arguiñano

Publicado: 2010/12/01 de QK en foticos / argazkiak
Etiquetas:, ,

Este lunes pasado conseguí librarme de una tentacion que me rondaba desde hacía ya mucho tiempo. La tentación era comer en el restaurante de Karlos Arguiñano en Zarautz. Y ya se sabe: la mejor forma de librarse de la tentación es… ¡caer en ella!

Hasta el tiempo se puso de nuestra parte: después de tres semanas de lluvia ininterrumpida, Eguzki, la diosa vasca del sol, quiso mostrar su brillo hasta nuestro regreso a Donostia. Y si en el cielo disfrutaba de la compañía de una diosa, en la mesa disfruté de la de una Reina, así que los presagios no podían ser más propicios 😉

Tuvieron el detalle de sentarnos junto al ventanal, y la pobre Itsaso trataba de acercarse, ola tras ola, y unirse al banquete. Tras los aperitivos (croquetas caseras y coulis), empezamos con una sabrosísima ensalada de bacalao, suavizada con un ajolio tan fino como consistente, seguida de una vichyssoise deliciosa, que sorprendía por el contraste de sabores con su manzana y su panceta confitada. La merluza al horno, con su toque de salsa roja y almejas, se deshacía en la boca, elevando la excitación culinaria y anticipando el climax final que llegaría con el pernil de cordero en su jugo con cebolleta pochada. Vale, el sexo puede suponer un placer más intenso, pero no tan prolongado (¡ni en las películas, jaja!).

El broche final lo puso el postre, extracto de coco con dulce de piña y mousse de nuez, una creación de Eva, que estaba para chuparse los codos. Acompañamos la degustación con caldos de la tierra: txakoli de Getaria, un tinto de la Rioja Alavesa para la carne, y un gewurztraminer del Somontano para el postre.

Tras unas inesperadas delicias de arroz inflado con cobertura de chocolate de despedida, el paseo era una necesidad además de un deleite. Por otra parte, no era cuestión de desaprovechar ni el paisaje ni el salero natural de mi modelo particular: ahí tenemos a Nadia, desafiando a os elementos desde lo que semeja el mascarón de proa de un drakkar vikingo, con el Ratón de Getaria al fondo, y luego, acariciando al amansado león del Conservatorio de Música.

No podía faltar la tradicional foto del “mejillón”, en honor al Nacimiento de Venus de Boticceli, para la que ya posaron en su día Per y Reka, jijiji!!! Lo que sí faltó fue la foto con Arguiñano, que no andaba por allí ese día, pero bueno, ya tenemos la que se hizo con Hugo. La próxima vez iremos a cenar, aunque para eso hay que reservar con bastante más tiempo…

Share

Anuncios
comentarios
  1. Abdallah dice:

    شهية طيبة

  2. Peru dice:

    Dios que envidia Qk…بجطززڜڴ

  3. […] que Arguiñano inaugurase la temporada de txotx de este año, estábamos rumiando a ver cuándo la empezábamos […]

  4. […] gastronómica. Nadia y yo coincidimos en que, junto al festín que disfrutamos en el restaurante de Arguiñano, era la mejor que habíamos compartido en todo el tiempo que llevamos en Euskal […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s